Portal de Comunicación Intercultural

Vargas esta a favor de la instalación de la planta nuclear

imagenIlustración
Foto(Créditos Web)

compartir en facebook compartir en twitter compartir en google

Nota de Opinión: Por Roberto Jorge Vargas * (26/07/2017)

"Estoy a favor de la radicación de la planta nuclear, la única diferencia es que respeto a los que están en contra de la misma"

Río Negro tendrá una central nuclear, que comenzará a construirse en 2020 y una vez en funcionamiento permitirá generar 1150 Mw de potencia. A pesar que los números que se mencionan son impresionantes (como una inversión de U$A 8000 millones), se escuchan algunas voces opositoras. Bienintencionadas algunas, políticamente tendenciosas la mayoría., todas esgrimen verdades a medias, sin fundamento científico.

Temer lo desconocido es válido. Informarse para alejar dudas es obligatorio. Exponer falsedades es un error peligroso. 
Los datos concretos señalan que la central planeada implica una inversión en la provincia de U$S 8.000 millones. Durante la construcción se generarán más de 4.000 puestos de trabajo directos y luego, durante la operación, la central deberá contar por 60 años con un plantel estable para su operación de más de 800 personas. Durante la construcción se requerirán servicios locales anexos , algunos de alta calificación, que promoveran una gran cantidad de empleos indirectos. 

En el lugar que resulte electo para la instalación, indefectiblemente nacerán nuevas poblaciones para alojar a los trabajadores. Esto significa crear en la provincia un nuevo polo de desarrollo, no muy distinto en magnitud a lo que significan el Centro Atómico Bariloche o INVAP.

Los opositores no dicen nada de esto. “No es no” es el lema, mientras olvidan que Río Negro es una provincia nuclear por experiencia y excelencia. Basta recordar nombres como el de Balseiro para entender que siempre hubo aquí un importante impulso al desarrollo atómico.

Los que se oponen a la construcción de la central nuclear desde sus convicciones ambientalistas, merecen el máximo respeto a sus ideas. Los que se ocultan tras dudosas razones políticas, apetencias personales y equívocas defensas económicas territoriales, deben sincerarse.

La voces mas fuertes opositoras se escuchan desde el Alto Valle. Y esto es algo sugerente. Allí residen quienes han acumulado poder, político y familiar y hoy se enfrentan a cambios de escenarios que amenazan su hegemonía. 

Río Negro tiene zonas económicas claramente delimitadas. La cordillera y el Alto Valle son, históricamente, donde se realizaron las mayores inversiones en desmedro de la Línea Sur, el Valle Inferior o el extremo sureste provincial. Impulsar la construcción de la central nuclear con sus 8000 millones de dólares y 4000 puestos de trabajo significa valorizar una región que crecerá, indefectiblemente, con radicación de industrias, relocalización poblacional y nuevos paradigmas sociales que hoy no tienen otras regiones.

Se puede ser coherente con las convicciones personales. Se puede ser consecuente con las ideas políticas. Lo que no se puede es ser miserable con el bienestar general y con todo aquello que signifique cambiar positivamente la economía de miles de rionegrinos. La central nuclear planificada propone esto y no siquiera los resquemores sobre asuntos de seguridad son válidos a la hora del análisis.

Sería un ejercicio ocioso preguntarse qué pasaría si la central estuviera planificada para construirse en el Alto Valle (en Bariloche ya hay reactores nucleares). ¿La postura política de Soria y compañía sería la misma, o abrazarían el proyecto para capitalizarlo a nivel personal? . La respuesta parece obvia.

En el mundo hay actualmente 442 reactores nucleares en funcionamiento, en 31 países, que producen cerca del 11,5% de la electricidad mundial. 67 centrales más están en construcción en 16 países y otros 103 reactores están planeados para concretarlos en breve y que puedan operar a largo plazo. En contraposición, solo se han registrado tres accidentes nucleares de gran magnitud (y algunos incidentes menores, sin mayores consecuencias): los sucedidos en Three Miles Island (EE.UU., 1979), Chernobil (Ucrania, 1986) y Fukuyima (Japón, 2011). 

En ellos, una conjunción de errores humanos, la obsolescencia de la planta soviética y un maremoto en Japón, determinaron los accidentes.

Con los nuevos protocolos de seguridad a aplicarse en las centrales en construcción y a construir, es prácticamente imposible que se registren accidentes similares. 

Por su parte, hay países europeos que anuncian la reducción (no eliminación) de sus centrales nucleares, como Francia y Alemania. Indican que avanzaran en la generación alternativa de energías como la eólica, mareomotriz, solar. Aclaran que estas prácticas aun son incipientes y solo logran generar una mínima cantidad de la energía necesaria.

* Secretario General de la Federación Obrera Argentina de la Industria Hotelera (FOAIH) ; Referente en Rio Negro del Frente Renovador.

loading...