Portal de Comunicación Intercultural

El Camino de la Costa un recorrido de playas vírgenes e incomparable belleza...

imagenIlustración
"Camino de la costa"(Internet)

compartir en facebook compartir en twitter compartir en google

La ruta de los acantilados, también conocida como “Camino de la Costa” consiste en un recorrido por la Ruta Provincial Nº 1, a través de los 210 km que bordean el litoral rionegrino y conectan la Capital provincial con el Puerto de San Antonio Este. Durante el trayecto, la naturaleza brinda diferentes escenarios naturales para disfrutar de su belleza y tranquilidad. (17/02/2017)

Luego de La desembocadura del río Negro en el mar, marca el comienzo del litoral Patagónico, caracterizado por los altos acantilados que muestran en sus estratos, los distintos sucesos geológicos a través del paso de millones de años.transitar los primeros 30km desde Viedma, el río Negro se funde con el mar y dan lugar al Balneario El Cóndor una villa balnearia con infraestructura turística, que se convierte en el principal centro de servicios del recorrido.

Este será el punto inicial donde deberá proveerse de todo lo necesario (comida, agua, protector solar, etc) y consultar previamente por el estado del camino en las oficinas de informes turísticos para disfrutar de forma segura.

Luego de recorrer 30km se accede a la Playa de Lobería, un balneario verdaderamente original por los piletones naturales socavados por el mar que se descubren durante la bajamar. En verano cuenta con servicio de guardavidas, camping, restaurante, baños públicos, kiosco, estacionamiento. Para acceder a la playa, se cuenta con una escalinata o un cablecarril (carrito).

A partir de aquí comienza la aventura, un camino de ripio, el eterno desierto patagónico, las dunas y el mar transparente.

Tres kilómetros más adelante, llegará a la Reserva Faunística Provincial de Punta Bermeja, donde el centro de interpretación y los miradores permiten contemplar la mayor colonia de lobos marinos de un pelo de Sudamérica, toninas overas, orcas, delfines y, ocacionalmente, ballenas francas.

Continuando el recorrido surgen Bahía Rosas y Bajada Echandi y con ellas la posibilidad para realizar pesca de tiburón desde la costa, gracias a sus aguas profundas, arena limpia y médanos.

Siguiendo hacia el este llegará a Bahía Creek, una playa amplia entre dunas y acantilados, un indescriptible lugar para los bañistas. Esta zona cuenta con una pequeña villa de muy pocas casas y un club de pescadores, que da la sensación de haber llegado a un oasis después de recorrer casi 90 Km de ripio y sin vegetación alta. Es importante destacar que, según investigaciones, habrían restos de un submarino enterrado en la fina arena, tras un desembarco nazi luego de la Segunda Guerra Mundial

Unos kilómetros adelante el camino vuelve al nivel del mar con un conjunto de grandes médanos y dunas que lo conducirán hasta Caleta de los Loros, una Reserva Natural Provincial de usos múltiples, que en bajamar se convierte en un espejo de agua y deja visible un ecosistema de flora y fauna, que se lo puede recorrer cuidadosamente con el asesoramiento del guardafauna.

Finalmente se llega a Punta Mejillón, una playa de arenas finas y aguas cristalinas, que lleva este nombre por la abundancia de este molusco. Esta zona es conocida popularmente como “Pozo Salado”.

Próximos a culminar el recorrido, se accede la zona de conchillas, donde hay kilómetros de playas blancas, con agua cálida y transparente. Por último, San Antonio Este, puerto natural de aguas profundas desde el que se exporta la producción agrícola-ganadera de la zona.

Durante la travesía, es posible observar especies de la fauna patagónica, como choiques (ñandúes Patagónicos), guanacos, martinetas, perdices y maras (liebres patagónicas), entre otras.

Estos escenarios naturales de incomparable belleza, destacados como sitios ideales para la pesca y admirados por ser poseedores de una gran variedad de flora y fauna, hacen del Camino de la Costa Atlántica un circuito inolvidable para los viajeros aventureros que vacacionan en la ciudad de Viedma o sus cercanías.

Dado que las playas que conforman “El camino de la costa” son ecosistemas de alta fragilidad y que el valor que se resalta en la zona es su estado casi virgen, es importante que tanto turistas como residentes tengan en cuenta el cuidado necesario del medioambiente y regresen o continúen su viaje con sus propios residuos. (Fuente: Municipalidad de Viedma)

loading...